Un postboda en Barcelona y Sitges, con el Mediterráneo de protagonista