Pues porque tenemos la inmensa suerte de trabajar en lo que nos apasiona, y podemos disfrutar del cariño y las reacciones de sorpresa de todas las parejas que se casan con nosotros porque, definitivamente, tenemos el mejor trabajo del Mundo…